noticias
social

La Subjetividad de Limitado

Formato
Limitado
Por Fraskito
jueves 10 de abril del 2014

¡Hola a todos! Mi nombre es Francisco Moreno, aunque creo que la gran mayoría de este mundillo me conoce como “Fraskito”. Hace ya algunos meses que no escribo artículos para Dominaria, pero ante la oportunidad que se me presenta aquí y la buena relación existente entre Arcanis y Dominaria, además de la excelente idea que desde esta web lanza Riki, me dispongo a escribiros el primero del que, espero, sean muchos artículos para la web. Sin más dilación, vamos a ello.

Dado que ahora mismo estamos en temporada de limitado, hemos creído conveniente hablar un poco de este formato. Es muy probable que muchos de vosotros hayáis leído muchísimos artículos sobre este formato, o incluso hayáis visto vídeos de los grandes eventos celebrados en las últimas fechas; o posiblemente disfrutéis del Magic On-line y juguéis eventos de este tipo. Por tanto, es bastante difícil hacer un artículo sobre limitado de algo que no se haya dicho ya, o al menos no esté repetido hasta la saciedad. Así que voy a hablaros un poco de la visión que tengo yo de este limitado, y de la experiencia que me ha dejado, intentando alejarme lo máximo posible de lo que ya conocéis.

Según mi opinión, el limitado es el formato más subjetivo que existe. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que realmente, lo más importante en este formato, además de elegir bien la combinación de cartas que llevaremos en nuestra baraja, es entender bien el rol que queremos tomar durante la partida. Es evidente que todos conocéis que en Magic existen, a grandes rasgos, cuatro roles principales: Agresivo, Control, Agro-Control (o Midrange) y Combo. Partiendo de la base de que no podemos jugar combo en limitado (estaría bueno…) pues prácticamente los estilos se nos reducen a tres. 

Es muy importante que cuando elijamos uno de los roles, llevemos esta idea hasta el máximo exponente posible dentro de nuestro pool. Hay veces en que algunas de estas estrategias estarán cerradas, debido sobre todo a la falta de cartas buenas de esos colores, por lo que tendremos que aprender a sobreponernos a estas dificultades en la construcción. Tened claro que una buena construcción supone más del 50% de vuestras posibilidades de éxito, pero lo más importante, es una de las partes del éxito que depende de vosotros mismos. Una vez que recibimos el pool, sea bueno o malo, el resto que se desarrollará en los próximos minutos marcará como irá todo el evento. No os ofusquéis si vuestro rival de al lado a abierto Elspeth, Sun's Champion; centraros en una buena construcción de la baraja e intentad reducir al mínimo el impacto del azar durante el resto del día. Este es vuestro momento, vuestra decisión si será relevante.

Lo primero que debemos plantearnos, a la hora de construir la baraja (y repito, bajo mi opinión, que es probable que muchos de vosotros no estéis de acuerdo) es ver cuál es el color dominante y que rol nos obligará a tomar durante la construcción. Hay veces en el que tendremos un pool tan homogéneo que prácticamente no encontraremos un color dominante; esto puede deberse a que tenemos un mal pool (que ahora veremos más adelante como afrontar esta situación) o bien que nuestro pool tiene cartas muy buenas y da incluso para dos barajas potentes (algo que también comentaremos a continuación). Vamos a ir planteando las situaciones que se nos pueden dar y explicando cómo podríamos afrontar cada una de ellas.

  1. Tenemos un pool malo, en el que no tenemos bombas y prácticamente los colores tienen casi el mismo nivel.

En estas situaciones, debemos evitar en primer lugar perder tiempo lamentándonos por nuestra mala suerte ni mirar los pools de nuestros rivales y pensar “que suerte, si yo tuviese ese pool…”. Esos pensamientos nos llenan de negativismo y ofuscación, algo que nos lastrará no solo durante la construcción, sino durante todo el torneo. En este tipo de situaciones, es cuando más sale a relucir nuestra calidad como jugador, ya que tendremos que encontrar, por un lado, el rol que nos beneficie más y, por otro, la selección de cartas más adecuada. Generalmente, en este tipo de situaciones optar por una baraja agresiva suele ser una buena opción, ya que cartas que de otro modo no jugaríamos, adquieren una mayor relevancia, como por ejemplo Loyal Pegasus, Claim of Erebos, Impetuous Sunchaser o Satyr Hedonist; que son cartas que generalmente solemos descartas pero acompañadas de una idea común puede que no sean tan malas. Por otra parte, podemos tener el problema de que no tenemos cartas suficientes para una baraja agresiva y elijamos una opción más lenta, con costes más altos. En este caso, seguiremos el mismo ejemplo e intentaremos que cartas qué por separado son bastante flojas, en conjunto adquieran mayor relevancia. Algunos de los ejemplos para este tipo de estrategias pueden ser Great Hart, Pheres-Band Centaurs o Guardians of Meletis.

  1. Tenemos un pool mediocre, con una o dos raras o míticas buenas, pero no sabemos cómo combinarlas.

En estas situaciones, podríamos distinguir dos casos generales: Por un lado, cuando la/las bomba/s están acompañando a la mejor combinación de colores y cuando no es así. En el primer caso, es bastante más fácil la construcción de la baraja, si tenemos en cuenta que la rara (hablamos en singular para hacerlo más sencillo de escribir, pero si en vez de una son dos, nos vale igual) debe estar en correlación con el resto de la baraja (a ver si vamos a incluir una Elspeth, Sun's Champion en una baraja agresiva de costes uno, dos y tres; a la que probablemente le venga bien como finisher pero nos ciegue de jugar una estrategia enteramente agresiva y, a la larga, acabe perjudicándonos) y, sobre todo, que realmente sea así; es decir, que no nos encabezonemos con esa carta y pensemos que esta combinación es la mejor, y dejemos de lado una combinación mucho mejor.

En este sentido, un amigo mío tuvo la suerte de abrir en el mismo pool de limitado en un PTQ una Thassa, God of the Sea y un Brimaz, King of Oreskos. Sin duda son dos cartas que pueden ayudarnos a ganar solas, y realmente tienen un altísimo nivel, pero dejo de lado otras combinaciones de colores qué, si bien no tenían esta calidad individual, en conjunto sí que eran mucho mejores. Otra de las reglas básicas del limitado es esta, si tenemos sinergia (es decir, que el efecto de dos o más cartas juntas sea superior al de ellas mismas por separado. Algo así como 1 + 1 = 3) entre dos o más de nuestros colores, intentad aprovechar esta ventaja, por encima de las individualidades que pueda tener una u otra bomba.

Por otro lado, si la bomba está en otro color que creemos es menos fuerte, lo primero que debemos pensar es, ¿se puede utilizar a modo de splash de otro color? Esto suele ocurrir cuando la bomba en cuestión utiliza un solo maná del color que no jugamos. Nombrar estas cartas es sencillo: Cualquiera de los dioses multicolores cuando compartimos alguno de sus colores, Hunter's Prowess o algún matacriaturas general en caso de necesitarlo (Chained in to the Rocks o Gild). En este caso, cartas que nos permitan obtener maná de cualquier color siempre ayudan y, sobre todo, en el caso de las cartas multicolores, si tenemos uno de los colores, podemos utilizar siempre el splash en estas situaciones: Anax and Cymede, Medomai the Ageless, Polis Crusher, etc.

Por último, la situación en la que esa bomba, unida al resto de cartas, nos permita cambiarnos de color dejando uno de los colores que pensábamos eran mejores. Estos cambios solo deben de darse cuando el color se adapte mejor a la estrategia que vamos a seguir, algo que suele darse en estrategias Midrange, y solo si la sinergia con estos colores es mejor que la anterior, o al menos igual incluyendo el factor atraco que puede tener la bomba. En cualquiera de las otras circunstancias, no aconsejaría el cambio de color.

  1. Tenemos un pool muy bueno que nos permite hacer dos barajas de colores distintos y, posiblemente, de diferente rol.

Sin lugar a dudas, esto es lo mejor que puede ocurrirnos en un torneo de estas características, pero no por ello debemos de pensar que vamos a ganar si ni siquiera jugar. Muchas veces he oído eso de “es que prácticamente la baraja me viene hecha” o “tengo dos barajas igual de buenas, así que no se cual elegir”. Ese tipo de frases, mezcla de arrogancia e inoportunidad, no solo no sientan bien en el resto de jugadores, sino que no nos harán ningún bien a nosotros, ya que pueden “cegarnos” a la hora de construir la/las baraja/s.

Aún recuerdo en el pasado Grand Prix de Barcelona, de formato limitado por equipos, como en nuestro caso, en el segundo día, abrimos un pool espectacular, lleno de míticas y todas jugables, con lo que pensábamos (al menos yo, sinceramente) que podríamos hacer un 5-0 o un 4-1 de manera bastante probable, y de hecho, trabajamos y aprovechamos al máximo la construcción y creíamos que lo habíamos hecho bien. El resultado final fue un 1-4 que nos demostró (o al menos a mí), que realmente el formato limitado es mucho más complejo y que no por tener una buena baraja para ti debe ser buena realmente. Estoy seguro que, después de lo ocurrido, hubiésemos construido las barajas de otra manera, con otros colores. Pero ya no pudimos cambiarlo, por lo que si estáis leyendo esto antes de un evento importante recordad esto que os digo, con la intención de que a vosotros si os valga. Pero sigamos con el resto del artículo.

El primer consejo que daría en caso de disponer de dos barajas en limitado, es que o bien enfundarais ambas barajas con el mismo color de fundas (por eso el hecho de llevar siempre 100 del mismo color y una caja grande en el que quepan ambas barajas ayuda mucho), para que podáis usarlo a modo de sorpresa para vuestro rival. Muchas veces, tras jugar la primera partida, vuestro oponente (sabiamente, todo sea dicho) se quedará o no una mano en consonancia con el rol que hayáis adoptado durante la primera partida (¡Lo veis, el rol es importante para todo) y, con este cambio, podáis ayudar no solo a ganar la partida, sino que además habréis conseguido que toda la información que vuestro oponente tenía sobre vuestra baraja se reduzca totalmente a cero, por lo que tendréis mucho terreno ganado.

Luego tendréis que reflexionar sobre dos cosas: ¿Realmente os da para hacer dos barajas distintas o mejor una que juegue dos colores y un splash? Y otra más, ¿Sabréis que baraja utilizaréis como principal?

A la primera pregunta, pienso que ya es opinión de cada uno. Yo no soy muy partidario, salvo contadas excepciones, en este limitado de jugar más de dos colores, ni siquiera splash (a no ser que sean auténticas bestialidades); y si soy partidario de lo que os comenté justo arriba; el hecho de jugar una segunda baraja que pueda adaptarse mucho mejor a alguna situación concreta. Por ejemplo, me ha ocurrido de jugar una baraja de tipo Midrange o incluso control, y que la de mi oponente sea muy parecida o incluso mejor, y que a partida avanzada pueda ganarme sin muchas dificultades. Pues bien, conseguir ganar la primera y cambiar de baraja a un rol más agresivo, jugando otros dos colores (este caso que os cuento es del pasado GP Lisboa de hace un par de años), en este caso, pasar de azul blanca a roja negra muy agresiva, y ganar la partida gracias a poder adaptarme mejor a la situación.

Lo último que quiero deciros sobre esto es que si tenéis la suerte de abrir un pool de este estilo, no seáis tontos y no os precipitéis. Pensad bien que combinación es la mejor, qué cartas son mejores y sobre todo, mantened un rol lineal, intentad que haya sinergia… ¡Vamos, todo lo que os he dicho arriba!

  1. El banquillo en limitado. Ese gran desaprovechado.

Bajo este título tan poco alentador os quiero escribir el último apartado de mi artículo, ya que he visto muchas veces a muy buenos jugadores no dar buen uso del banquillo. Es muy común que nos limitemos a jugar cartas de banquillo específicas contra algunos colores y/o estrategias, pero realmente muchas veces no aprovechamos al máximo muchas cartas que están ahí, pero no se les da uso. Cartas como Skyreaping contra barajas azules blancas que abusen de las criaturas voladoras, ante las que podamos hacer un 2x1 o 3x1 alguna vez, o solo actuar como matacriaturas de una carta qué, de otro modo, no pudiésemos ganar; o Kraken of the Straits, en alguna partida entre barajas lentas para agregar otro modo de ganar a partida avanzada; o Ephara's Warden, si tenemos dificultad para anular a algún tipo de criatura del oponente. Esto no son más que ejemplos varios, pero hay muchísimos más qué, si pensáis, podréis darle uso.

Hay que aprovechar el hecho de que en limitado no tenemos límite de banquillo, y que casi cualquier carta puede tener algún uso en alguna partida, aunque sea de carácter marginal. No hay que olvidar nunca esta circunstancia y pensar bien en cada una de las cartas que no jugamos. Yo he visto ganar este limitado con Defend the Heart

Pues bien, aquí me despido con este primer artículo que espero que os haya gustado y que, aunque sea, mi opinión os pueda servir de algo. Espero veros en el Arcanis20k de dentro de unos días (poco más de una semana) y deseo ver vuestros comentarios.

¡Un saludo!

Francisco Moreno Morales “Fraskito”.

Comentarios
calendario
Próximos
Premium
videos
Cargando...