noticias
social

¿Por qué hacerse árbitro?

Formato
Jueces
Por AJ
lunes 24 de marzo del 2014

Alguna vez me han preguntado algunos amigos el por qué  me hice árbitro, qué hay detrás de esto y si se gana mucho dinero. Ciertamente, con esas preguntas, siempre me sale una sonrisa y luego gustosamente le contesto a mi interlocutor. Pensando en esto, se me ocurrió la idea de contar un poco qué es eso de ser árbitro y usar esta web para difundirlo.

Yo diría que para ser árbitro hay que tener cierta vocación. Todos los que nos hemos acercado a Magic por primera vez ha sido para jugar: pasar el rato con los amigos echando unas partidas; hacer amigos nuevos en la tienda o torneos a fuerza de coincidir con ellos, etc.Pero llega un momento en que a algunos les entra el interés por las reglas. Claro, saberse las reglas ayuda un montón a que no te la líen e incluso te hace ser mejor jugador porque te enteras de cosas que igual, cuando estás empezando, no sabes bien cómo se hacen.

Y una vez que te metes en el mundo de las reglas, puedes empezar a querer ver el Magic desde otra perspectiva. Yo he hablado con varios árbitros sobre por qué se hicieron árbitro de Magic y me han dado varias razones:

  • En la tienda en la que jugaban era el que más sabía de reglas y siempre le preguntaban a él. A este chico le gustaba eso de poder ayudar y solucionar situaciones conflictivas, así que alguien le recomendó que se certificarse como árbitro, porque realmente estaba ejerciendo como tal.

  • Otro me contó que se acercó en un torneo a una mesa donde había un árbitro haciendo preguntas de reglas y dando una foil (sí, a todos nos gustan las cosas brillantes) si acertabas la respuesta (el Judge Booth, os recomiendo que lo probéis en los GPs). Se sentó y respondió unas cuantas preguntas y eso le gustó. El árbitro que estaba allí le sugirió que se podía certificar, que su conocimiento de reglas era bastante bueno y que tenía otras cualidades que le hacían poder ser un buen árbitro.

  • Alguno hay que estaba harto de ver a algunos por su zona hacer lo que les venía en gana, con jugadas de dudosa legalidad, y decidió indagar qué se podía hacer, decidiendo certificarse para poder poner un poco de sentido común en esos torneos.

  • Otros simplemente les gusta eso de gestionar un torneo, gestionar recursos para que salgan las cosas y organizar los equipos para que los jugadores se lo pasen bien en los torneos.

Y ¿qué se busca en un árbitro? Bueno, podéis pensar en los árbitros de vuestro deporte favorito. Sí. Eso que estáis pensando. Por supuesto, la honradez se presupone, no vamos a pensar que los árbitros andan por ahí arbitrando para beneficiar a los colegas. Pero no basta con eso. Un árbitro ha de:

  • Saber jugar a Magic*. Fijaos que no estoy diciendo que sea bueno jugando a Magic (yo mismo no soy muy bueno haciéndolo); pero es muy importante conocer el juego por dentro, cómo piensan los jugadores, situaciones que pueden ocurrir…

  • Conocer las reglas. De cajón, ¿no? No puedes responder preguntas o solventar situaciones sin saberse el reglamento.

  • Querer arbitrar. Parece obvio, pero nos hemos encontrado casos de gente que quiere certificarse como árbitro simplemente por ser árbitro. Realmente no le encuentro sentido a eso, tampoco es que tenga ninguna ventaja ser árbitro por sí misma.**

  • Cierta capacidad de interacción con la gente, don de gentes y mano izquierda para resolver situaciones conflictivas.

Evidentemente, esto son cualidades básicas, pero para progresar, habrá que tener más.

Y ¿qué recibe un árbitro a cambio de arbitrar? ¿Se gana mucho dinero?

Bueno, pues la respuesta a la segunda es no. La respuesta a la primera: muchas cosas, sobre todo en el ámbito personal. Como ejemplo, os cuento lo que yo recibo:

  • Amigos. Sí, he hecho un montón de amigos; y no todos en España; y no sólo dentro de la comunidad arbitral.

  • Posibilidad de viajar: así, a lo tonto, con los GPs, PTQs y demás torneos estoy visitando un montón de sitios interesantes. Y muchos de ellos con esos nuevos amigos que he hecho.

  • Algo material, sí. Nos dan cartas promo del Programa de Jueces que nos ayudan a pagar los desplazamientos que hacemos. O la compensación por arbitrar, que también nos ayuda. Pero, sinceramente, el equivalente por hora trabajada no compite con el salario mínimo interprofesional. Como decía un amigo mío: “ganas más trabajando en una cadena de restaurantes”.

  • Desarrollo personal y de habilidades. Si quieres progresar, tendrás que demostrar habilidades de gestión de equipos, organizativas y de lidiar con conflictos y  con situaciones estresantes. Y todo ello lo vamos aprendiendo en los diversos torneos.

  • Satisfacción cuando, después de un torneo, los jugadores te felicitan por lo bien que ha ido. Claro, esto lleva acarreada la posibilidad de la frustración cuando no todo va bien o hay algún error del que nos damos cuenta más tarde. Sí, los árbitros a veces nos equivocamos.

Lo que me gustaría que vierais es que los árbitros están ahí por una vocación de ayuda, de prestar un servicio, no para ganar dinero o hacerse famosos. Y dicho esto, os invito a que, si os llama la atención esto de arbitrar, contactéis con el equipo de certificación de árbitros en certificación 

@juecesmagic.com

Yo estoy muy contento de ser árbitro y me lo paso genial con la comunidad magiquera. ¿Qué más se puede pedir?


*. Se suele decir que los árbitros son jugadores malos que se meten a árbitro porque para jugar valen poco. Nada más falso, se me ocurren nombres como Raúl Rabionet, Sergio García, Sergio Pérez, Jorge Almeida, Esther Trujillo, Carlos Oliveros, Daniel Toledo… y podría seguir. No creo que estos árbitros sean malos jugadores. 

** El fondo de viudas/viudos de los árbitros aún no ha sido creado. Y no creo que la aportación de un par de Karador y Command Towers sea de mucho alivio si se hiciera uso de él.

Comentarios
calendario
Próximos
Premium
videos
Cargando...