noticias
social

¿Qué es el Cube?

Formato
Casual
Por Juanrakut
miércoles 26 de marzo del 2014

Hola a todos. Os traigo un artículo sobre uno de los formatos “casuales” o alternativos que más diversión aportan en nuestro veneradísimo juego de cartas. Se trata del CUBE DRAFT y en las siguientes líneas trataré de explicar qué es, cómo se juega y cómo podéis montar el vuestro propio cube de la forma más económica posible. El principal de los propósitos es ofrecer una alternativa real y divertida a todos aquellos que gustan de jugar con todas las cartas poderosas, y el poder reciclar y mantener vivo el interés por el juego a todos aquellos que bien han perdido el amor por él o por cualquier otra circunstancia lo han tenido que abandonar y aún les pica el gusanillo.


¿Qué es el Cube Draft?


El Cube Draft es un formato que no se sabe muy bien, o yo sinceramente lo desconozco, como apareció. Está compuesto por las mejores y mas poderosas cartas de Magic , habiendo solamente una copia de cada carta. El abanico va desde Alpha y llega hasta las últimas expansiones aparecidas en el mercado. Podremos ver desde el mítico Black Lotus, Moxes, Duals, Demonic Tutor, pasando por Pernicious Deed, VindicateDark ConfidantTarmogoyf o Deathrite Shaman. De este modo, disponemos de un pool variado, poderoso y divertido en el que el factor suerte tendrá un papel muy importante en el desarrollo tanto del draft como de las partidas.


¿Cómo podemos montar nuestro propio Cube?


Este es el paso más costoso de todos. El pool de cartas puede estar formado por cartas originales, pero dado el alto precio de cartas antiguas como las que componen el P9 u otras similares, deberíais invertir una cantidad desorbitada de dinero con el consiguiente riesgo de que con el tiempo y tras bastantes partidas, algunas puedan estropearse o perderse.

Como se trata de un formato casual y la diversión está por encima de cualquier otra cosa, existe la posibilidad de poner en marcha la impresora y tener vuestro propio pool con proxis y así hacer tiempo hasta que consigáis el pool completo, que al ser tan sumamente raro y caro se convierte en un proceso lento. Además, a todo esto se suma el poder hacer pruebas de las cartas que nos parezca buena idea añadir ¿Será bueno ese Eater of Hope que vemos en los Draft de Theros? Estos son los motivos por lo que usar algún que otro Proxy es una excelente opción y es la que yo elegí.

Las cartas mas poderosas de ayer y de hoy juntas para hacernos pasar momentos inolvidables.


Esta última es una excelente elección ya que dispondremos inmediatamente y de una forma económica de cualquier carta que queramos, forme parte de nuestro pool. Tan sólo debeis elegir cuidadosamente las cartas que vais a introducir, sacarlas en el tamaño de una carta normal de Magic, recortarlas y meterlas en fundas con una carta de esas que teneis en los cajones.

Los elementos necesarios para la construcción son pocos y dependiendo de la cantidad de cartas que lo vayan a componer, gastaremos un poco o un poquito mas de dinero en las impresiones y cantidad de fundas, que deben de ser obviamente todas iguales. Personalmente, recomiendo que cuando busqueis una carta para imprimir, lo hagáis en inglés si los que vais a jugar habitualmente domináis ese idioma o en su defecto, en español.

El tema de la edición de la carta, en el caso de que haya sido impresa en varias ediciones es cuestión de gustos. Yo las saco en las ediciones originales porque soy un nostálgico. De esta forma, podremos meter Black Lotus, Moxes, AncestralControl Magic, Balance y esas cartazas de la primera edición de Magic, Alpha. Un auténtico lujo, que de esta manera, está al alcance de cualquier jugador.

Las ediciones originales, siempre quedan mas bonitas, pero es cuestión de gustos.


¿De cuántas cartas debe estar compuesto?


Para mi, es una opción totalmente subjetiva y opcional. Tanto en el Magic Online, como en listas que podréis encontrar en Internet, vereis que van desde las 360 cartas hasta las que cada uno quiera. Si hacemos un pool de 360 serán justo las necesarias para un draft de 8 personas, que siempre es lo ideal, pero el problema será que siempre se van a draftear las mismas cartas y las mismas estrategias. Esto hace que a la larga se convierta en algo monótono y un tanto aburrido. En cambio, si el pool es muy amplio (hablamos de unas 800/900 cartas), el factor suerte va a tener mucha más presencia y hará que dudemos mucho a la hora de elegir y picar una carta en un draft.

Ej: Si por nuestras manos pasa un Sneak Attack seguramente lo cojamos, pero no tendremos ni idea si en el resto de los sobres nos va a venir un pino del tamaño de EmrakulKozilek o Griselbrand. Por lo tanto, cuantas más cartas; más tensión, mejor y mas divertido.

El número de cartas de cada color, debe ser equilibrado. Intentad poder la misma cantidad de cartas de cada uno de los cinco colores para que así no haya un color con más posibilidades. Las tierras especiales, los artefactos y las cartas multicolor deben estar en una cantidad al menos de la mitad de los colores. De esta manera, cuando montemos los “sobres” habrá un equilibrio.

También hay que pensar en la variedad del tipo de cartas. Tiene que estar compensada la cantidad de criaturas, conjuros, instantáneos o encantamientos dentro de los colores. Otra cosa muy importante es que no os olvidéis de meter fijadores de maná que puedan dar mas de un color, lo que hará que la construcción de mazos bicolores o tricolores, no sea una tarea casi imposible.

Es muy importante que metáis cartas para poder combatir ciertas estrategias, combos y hechizos que ya de por si son demasiado poderosos. Cada carta o combinación merece una respuesta dentro del cube, y haciéndolo así, todo será un poquito mas divertido.


¿Cómo comenzar a jugar?


Para empezar a jugar un buen draft, cogeremos al azar dos cartas de cada color, dos multicolor, dos artefactos y una tierra especial (algunas veces meteremos dos tierras y un artefacto menos) por cada sobre que necesitemos montar. Así, si el numero de jugadores va a ser 8 cogeremos 48 cartas de cada color, 48 multicolor, 48 artefactos y 24 tierras especiales. (Estas proporciones son personales y las uso yo para montar los sobres para jugar con mis amigos).

Después de este paso, las cogeremos y juntaremos todas, barajando muy, muy bien para que las cartas y colores queden separados. Una vez que estén bien barajadas, haremos montoncitos de 15 cartas, que serán los “sobres” a repartir entre todos los jugadores. Si el número de jugadores fuese menor, tan solo tenemos que reducir el número de cartas total, manteniendo la proporción al montar cada uno de los sobres.

Ahora, cada jugador abre un único sobre, lo mira y escoge la carta que se va a quedar pasando el resto al jugador de su izquierda. Así sucesivamente hasta que se hayan acabado todas las cartas. A continuación, se abre el segundo sobre, se coge una y se pasa el resto hacia el lado contrario al sobre anterior, es decir, a la derecha. El tercer sobre será igual que el primero, cogiendo y pasando a la izquierda. Una vez que todas las cartas están en los pool de los jugadores, llega en momento de montar los mazos. Cada uno con lo que tiene añadiendo tierras básicas, tantas como necesite o crea conveniente. El mazo será de al menos 40 cartas incluyendo las básicas. Vamos, igual que cualquier Draft normal.

Sobres preparados para empezar a jugar.

Sobres abiertos y listos para draftear. Muchas veces la elección no es nada fácil.


Para las tierras básicas, utilizaremos las que seguro que guardáis por miles en las cajas de zapatos, pero si queréis hacer mas bonito y armonioso el Cube, ya que podéis poner todas las tierras de alguna ampliación concreta que os guste para que así sean todas iguales y más vistosas, como estas:

Vuestro Cube quedará mas bonito con las tierras iguales.


La sensación que nos aportará en Cube será la de que nunca, o al menos difícilmente vamos a jugar dos partidas iguales y con el mismo mazo. Las combinaciones y posibilidades son tan amplias que mas de una vez, y durante el desarrollo de las partidas, nos daremos cuenta de las jugadas y sinergias tan devastadoras que nos ofrecerán las cartas tras haberlas escogido. Un ejemplo claro es la combinación de Hypersonic Dragon + Wheel of Fortune, que nos permite jugar esta última en la fase final del turno de nuestro oponente, dándonos 7 nuevas cartas, forzando a nuestro rival a descartarse sin posibilidad de jugar algo que no sea instant y dándonos luego una carta más al principio de nuestro turno.


Conclusión:


Tanto si eres un experimentado jugador, un iniciado en el juego o un retirado nostálgico de los cartones; deberias aprovechar la oportunidad que ofrece este formato. Las tardes de diversión que ofrece, la posibilidad de poder reunir de nuevo a tu grupo de amigos para echar unas partidas es algo que no tiene precio. Así que ya sabéis ¡A jugar Cube!


Juanrakut.
Comentarios
calendario
Próximos
Premium
videos
Cargando...