noticias
social

Bueno, barato...y Estándar

Formato
Estándar
Por Goblin
jueves 18 de diciembre del 2014

Ya están aquí los PPTQs (Preliminary Pro Tour Qualifier). Muchas opiniones hay sobre el renovado sistema de acceso al circuito profesional de Magic, pero lo cierto es que el celebrado en Valladolid me dejó un buen regusto. A pesar de que, para variar, siendo sólo veintipico personas no hice ni Top 8… Pero se agradece no pegarse una paliza de viaje para jugar, y que la duración del torneo te permita quedarte a ver el Top y aun tener tiempo para llegar a casa a merendar.

Aunque no voy a hablar del torneo en sí, en él observé algo muy curioso: en la final, ninguno de los dos mazos costaba más de veinte euros. Claro, eran mono roja y UW Heroic, que encima, prescindían de las únicas cartas caras que suelen verse en esos arquetipos, Goblin Rabblemaster y Flooded Strand. Pero tampoco es que las versiones completas supongan un gasto desorbitado. Y me entró la curiosidad por saber si, en el formato Estándar, sólo estos mazos agresivos son asequibles, o podemos encontrar más estrategias para todos los bolsillos.


Spoiler: Sí, podemos.


Campeonato del Mundo Mundial

Para analizar un formato, no hay nada como que los veinticuatro mejores jugadores del mundo se reúnan para competir con las últimas innovaciones creadas por sus grandes equipos. Vale, innovación tampoco hubo demasiada, pero sí un montón de listas perfeccionadas al máximo. Veamos si su precio también es máximo.

Para empezar, aquí (http://magic.wizards.com/en/events/coverage/2014WC/standard-decklists-2014-12-03) se pueden encontrar las listas de todos los participantes en el World Championship 2014. 

Y si aún quieres más, aquí (http://magic.wizards.com/en/events/coverage/2014WMC/top-8-decklists-2014-12-06) se muestran las barajas del Top 8 de la World Magic Cup, aunque a tener en cuenta que en este torneo el formato es por equipos, por lo que algunas listas difieren ligeramente de lo que se jugaría en uno individual.

Entre los mazos más jugados, como era de esperar, se encuentra Abzan Midrange. Esta estrategia, que Patrick Chapin llevó hasta la final, se olvida de la sinergia en favor de incluir la mayor cantidad de cartas potentes por sí mismas. Como también era de esperar, esas cartas tienen un precio muy potente. El pack verde, Courser/Caryatid, ya suma una buena cantidad para ser sólo raras. Es lo que tiene ser el dúo más jugado del formato. Pero le sigue de cerca el pack negro, Thoughtseize/Downfall, que sí le gana en precio. A eso le sumamos cuatro fetchland, otras cuantas tierras raras –las verdes negras son las más caras-, y una decena de míticas entre Brimaz y Planeswalkers, y nos da la baraja más cara del actual Estándar, que se sitúa en los 340 euros.

Claro, si lo comparamos con Modern, no es nada. Pod y Twin doblan su precio, y las versiones BGx Midrange del formato eterno llegan a los 1700… Pero lo de eterno es bastante relevante: sale mejor gastar el doble si te dura el triple. En cualquier caso, y siguiendo con Estándar, tenemos varios mazos entre los 200-300 euritos: Abzan Reanimator, Mardu Midrange, Sultai Reanimator, y GB Constellation. No es de extrañar que éstos tampoco sean de lo más asequible, ya que casi todos comparten la base verde/negra. La excepción es Mardu, que sólo utiliza los Thoughtseize, pero lo compensa con otra carta estrella del formato: Goblin Rabblemaster –además de varios caminantes-.

Y ya bajando la barrera de dos de los grandes (supongo que los billetes de cien serán grandes), nos encontramos con uno de los escasos representantes del control puro:

Por sólo 170 euros, podemos aburrir a nuestros rivales hasta el infinito, gracias a una condición de victoria de las más lentas de los últimos tiempos –aunque Elixir of Immortality batió todos los récords-. Diréis que tampoco es una baraja especialmente barata, y cierto es. Pero querría destacar dos puntos. Primero, que es una lista bastante más económica que el resto de las de control a las que estamos acostumbrados. Sin Planeswalkers ni míticas tipo Sphinx's Revelation, nos queda el removal y el robo, que no suelen ser muy caros. Segundo, que la mayor parte del coste se centra en Thoughtseize y fetchlands. Si piensas jugar formatos eternaleros, estas cartas son una buena inversión. Y aunque no, puedes jugarlas hasta que roten de Estándar, y seguirán manteniendo un buen valor.


El ascenso de Kung-Fu Panda

O sea, Jeskai Ascendancy. Este encantamiento, base de combos en múltiples formatos, resulta que también se puede jugar de forma “normal”. Esto es, en vez de hacer un bicho infinito/infinito, también puedes dar +3/+3 a tus cinco bichos durante un par de turnos, y eso suele ser suficiente para ganar.

Como muestra, la lista con la que Yuuya Watanabe llegó a semifinales. Con el encantamiento Jeskai en mesa, se pueden hacer inmensas las criaturas, jugar Stoke the Flames gratis, lanzar los Treasure Cruise siempre por el mínimo, y encima, nunca quedarse sin chicha para jugar gracias al robo/descarto. Pero lo mejor es que, aún sin Ascendancy, el resto de las cartas son buenas. Raise the Alarm es la más floja, y aun así es decente.

 

¿Y por cuánto nos sale matar al rival con trasgos gigantes? 145 euros. Las Flooded Strand, que suponen gran parte del coste, son una buena inversión, que también se puede aprovechar en Modern. Los Rabblemaster, Elspeth, y el resto de tierras raras ya son peor adquisición a largo plazo, ya que rotarán de Estándar el próximo otoño, y poco juego verán en otros formatos. Pero al menos, mientras tanto, son cartas básicas para diversas estrategias, facilitando posibles cambios de baraja.

Aunque si quieres jugar el encantamiento de los cinco magníficos, también tienes otras opciones, aún más asequibles. Por ejemplo, la versión de combo puro:

Para los que no sepáis cómo funciona el combo en Estándar, se trata de tener en mesa un bicho productor de maná –sin mareo- y un Ascendancy. Ahí le lanzamos una Helix a nuestro bicho, y jugamos un artefacto de coste cero, que nos subimos con la criatura “helixeada”. Al volver a jugarlo, enderezamos nuestro bichín, pudiendo repetir las veces que queramos. Por ejemplo, hasta hacerlo un 100/100 con el que atacar a nuestro oponente. Pero si eso no es suficiente para ganar, o es una Caryatid, pues vamos robando hasta encontrar el Altar of the Brood, y ahí elegimos dejar de robar nosotros, para deckear al rival. También vale jugar los Twinflame para añadir atacantes sin mareo.

Puede parecer muy enrevesado, y difícil juntar las cuatro cartas. Pero realmente, con Ascendancy y un productor de maná, está ya casi hecho. Si no tienes artefacto de coste cero, puedes también usar la Helix para devolverte el Dragon Mantle (incluso el Altar valdría), si dispones de un segundo bicho de maná, para robarte todo el mazo. Y encontrar la hélice es fácil, una vez que tus hechizos cuestan uno menos, y tienen un robo/descarto añadido.

Vale, combar no es tan difícil, ¿y montarse el mazo? 119 euros. En realidad, el coste real es querer practicar en el Magic Online y volverse loco con la infinita cantidad de clicks a realizar para poder rematar al rival que no concede. Aparte de eso, el precio se centra en las tierras y las Caryatid, cartas útiles para otros mazos del formato. Sobre las fetch no me repetiré otra vez, así que diré que cuidado con las Mana Confluence. Si bien ahora es jugable en muchas estrategias, cuando rote, su precio será mínimo –en Modern ya tenemos City of Brass por dos euros-.

Y por si fuera poco que el dichoso encantamiento tricolor se juegue en mazos tanto de combo como de tokens, resulta que también se lleva en control. Eso sí, sólo una copia, como mecanismo adicional para obtener selección de cartas/inevitabilidad. Y claro, lo más importante, para poder matar a alguien con Nyx-Fleece Ram, que supondría una victoria beeestial.

Por sólo 105 euritos, podemos dedicarnos a limpiar la mesa y robar cartas, muchas cartas. Para variar, el coste del mazo se concentra en las tierras, siendo fácil aprovechar la inversión para montar otras barajas de Estándar hasta la rotación, pero teniendo poco valor para otros formatos –salvo las dos buscadoras-. Los hechizos en sí son realmente asequibles (si acaso Dig Through Time vale algo, pero es justo la que podrás jugar también en Modern). Es lo que tiene que entre tus respuestas no lleves Thoughtseize/Downfall, y que tus rematadores, en vez de Planeswalkers, sean cartas sólo útiles en una estrategia.


Por un puñado de euros

Aunque el formato Estándar no sea tan caro como otros –a corto plazo al menos-, las barajas que hemos visto hasta ahora no son lo más económico. Pero sí podemos encontrar un par de listas que bajan de los cien euritos. Una de ellas es, cómo no, mono roja:



Creada por el ganador de un Pro Tour y actual Jugador del Año, Jeremy Dezani, esta baraja se aleja ligeramente de las típicas listas rojas que se ven actualmente, con Akroan Crusader, que buscan más presencia en mesa. Aquí se busca que las criaturas tengan un impacto inmediato en la vida del rival, gracias a la habilidad de prisa –salvo el poderoso Hordeling Outburst, que garantiza daños sobrepasando en número a bloqueadores y matabichos-. Por ello, su estrategia se aproxima más a las listas de tempo/burn, como las Jeskai con Mantis Rider tan jugadas hasta hace poco. A destacar también el banquillo, que permite una cierta transformación frente a mazos con buenos bloqueadores verdes, o con Drown in Sorrow y mucho removal, haciéndose más midrange con varios Planeswalker.

¿Y a cuánto sale poder pegar de cuatro con un Foundry Street Denizen? 98 euros. Los cuatro Rabblemaster ya suben bastante el precio típico de una mono roja, pero el banquillo lleno de míticas lo dobla. No estoy seguro de la necesidad de esa configuración del auxiliar, pero si el plan es llevar el mismo principal, me fiaría de Dezani. 

Si queremos una versión más barata, que no necesite el plan de Planeswalkers, e incluso que no eche en falta los Rabblemaster, habría que irse a una estrategia más basada en desarrollar la mesa. Por ejemplo:

Por 25 euritos tenemos el mazo entero, que tiene en su pedigrí el haber ayudado a Corea del Sur a quedar quintos en el mundial por equipos. Es cierto que en la elección de esta lista influiría el no poder incluir Rabblemaster y Hordeling Outburst –los jugaba un compañero en su Mardu Midrange-, pero la configuración concreta está hecha para no necesitarlos. También se podría construir otra versión que no requiriese el trasgo de M15, quitando los Hoplite, algún Coordinated Assault y alguna chispa, para añadir el resto de Firedrinker, y dos o tres copias de Frenzied Goblin y de Hordeling Outburst.

Pero claro, quizás alguien no quiera recurrir a mono roja para tener un mazo asequible. Hay a quien le gusta jugar cartas que ganen por sí solas, Planeswalker y buenas respuestas contra las amenazas del rival. Para ello, nada mejor que la baraja que más me ha sorprendido del Mundial, jugada por el incomparable creador de mazos Sam Black:

93 euros cuesta esta maravilla. Sí, puede tener sus salidas aggro, con Monastery, tokens y chispas. Pero también puede ir por encima de lo que haga el rival, con Eidolon of Countless Battles o las cuatro copias del poderoso Wingmate Roc. O puede ir a la ventaja de cartas con Chandra, mientras elimina criaturas a su antojo, gracias al removal más eficiente del formato, Chained to the Rocks, y al ingenioso Heliod’s Pilgrim. Éste no sólo busca el aura –y pagar cuatro manás por un matabichos incondicional no sería malo-, sino que el cuerpo que deja es perfecto para potenciar los Eidolon, para garantizar que puedes mandar algo al frente por los Wingmate, y para bloquear las dichosas fichas de trasgo que tanto abundan en el formato.

Y eso es todo lo que podemos sacar del mundial. Bueno, podemos sacar mucho más, pero si queremos listas asequibles, ya tenemos todo lo que es –relativamente- barato. Aunque Estándar no es sólo lo que hubo en el torneo de los grandes. Por ejemplo, la baraja que yo mismo he jugado últimamente, UW Heroic, no fue escogida por ninguno de los veinticuatro. Y sin embargo, sería erróneo dudar de su calidad, teniendo en cuenta que la he jugado yo que ha llegado a la final de un reciente Grand Prix. Por 73 míseros euros, uno puede montarse lo siguiente:



Sed buenos, y que paséis una feliz navidad (o Hanukkah, o nacimiento del Dios Sol…)


¡Nos vemos por las mesas!


Daniel Vicente, el goblin

Comentarios
calendario
Próximos
Premium
videos
Cargando...